Todos los que usamos el Apple Watch coincidimos en que es una maravilla para ver los pasos caminados, la longitud recorrida, el ritmo… pero aunque no suele ser lo común, en ocasiones, este cálculo no tiene una gran exactitud. Si el dispositivo que llevas es un Apple Watch Series 3 o posterior, su configuración y GPS se activará automáticamente. Pero en ocasiones hace falta calibrar el dispositivo.

Si tu modelo es anterior al Series 3, tendrás que llevar tu iPhone durante la sesión deportiva, si quieres unas datos precisos, ya que usando el GPS, las cifras serán más exactas.

Lo primero es actualizar las estadísticas personales. Hay que asegurarse de que tu reloj tenga las mediciones corporales al día. Para esto debemos abrir la app RELOJ, e irnos hacia abajo, hasta ver el apartado de salud. En este espacio debes tener todo renovado, en cuanto se refiere a peso, altura, sexo y fecha nacimiento, una vez puesto al día, te olvidas de modificarlo continuamente, a no ser que observes grandes cambios en tu cuerpo.

calibrar

 

Hazlo automáticamente

La calibración de un Apple Watch Series es muy sencilla, empieza activando la localización de tu GPS, puedes hacerlo desde tu reloj o desde tu iPhone, y así, das permiso para rastrear tus movimientos:

  • Entramos en ajustes, privacidad, localización y activamos a la derecha

Desde el momento en que actives el GPS, tu reloj usará su propio servicio de localización y empezará a ajustar de forma más precisa todos tus pasos y distancias.

Calibrar el Apple Watch manualmente

Si se trata de un Apple Watch de una versión anterior, lo tendrás que calibrar de una forma más “manual”, pero también sencilla. Para ello, lo ideal es que lo hagas realizando una sesión deportiva usando tu iPhone y tu reloj, elige la que más te guste, como por ejemplo correr. En el transcurso de esta actividad, tus dos dispositivos se enlazarán entre sí mediante sus sensores, compartiendo datos continuamente y estableciendo con precisión los resultados de la sesión.

Siempre que lleves tu reloj y tú iPhone en un entrenamiento, el emparejamiento de ambos se hará automáticamente, pero siguiendo estos pasos te aseguras de una mejor monitorización y de que los resultados sean lo más óptimos posibles:

  • Para que el iPhone obtenga la mejor señal GPS del satélite, lo mejor es hacer la actividad elegida al aire libre, en una zona cuanto más despejada mejor.
  • Lleva el iPhone en la mano, o en uno de los brazaletes deportivos que están moda ahora, evitando llevarlo en el bolsillo o mochila.
  • Es el momento de elegir una aplicación en el Apple Watch, ya sea la de entreno, Runtastic, etc. La que prefieras.
  • Y listo, comienza un entrenamiento de 20 minutos. El sistema necesita ese tiempo como mínimo para calibrarse correctamente.

La parte negativa es que si no tienes por costumbre llevar tu iPhone encima cuando vas a entrenar, tendrás que hacerlo de vez en cuando. Pero cuando veas los progresos en tus entrenos registrados, te dará una alegría esta idea de Apple.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *